miércoles, 22 de diciembre de 2010

Un año más ampliando mi árbol


Posiblemente mi último post del año, que me invita a la reflexión sobre lo que he conseguido en este 2010.
Orgullosa de haber aumentado mi cuenta bancaria emocional... sí, sí, la cuenta que me informa de la calidad de mis amigos, de mis contactos, de mis compañeros y aliados que colaboran en el crecimiento de mi conciencia, mi creatividad y mis recursos... mi propio bagaje vivencial. La cuenta que me hace ver los seres que me ayudan a ir pintando, los que me inspiran a crear mi propio árbol, el de espirales de colores, esas espirales que evolucionan con sus propios colores, siempre dinámicas y colaborando en que las otras sigan creciendo, sigan siendo cada día mejor. Y al verlo, me viene aquello de que el todo es más que la suma de las partes. Cada una de ella hacen de mi árbol algo grande, bello y completo. Cada parte es importante porque hace posible un todo muy rico en matices, en aventuras y en aprendizajes... Y en eso estoy, en la metáfora de mi vida que me dice donde estoy y hacia donde me dirijo.
Este 2011 lo recibo con más ganas, más recursos y más sueños que cumplir. Propósitos en lo que ya estoy trabajando, para como mínimo pasármelo bien y disfrutar y si además se materializarán, bien puedo dar las gracias a todas aquellas personas que colaboran en hacerlo posibles: los que me motivan, los incondicionales, los aliados, los que saben que puedo, los que me alientan y contibuyen a alcanzar mis propósitos. Y a mí, por hacerlos posibles.
Bienvenido, 2011.

viernes, 3 de diciembre de 2010

CUANDO LAS COSAS SE SUCEDEN


A menudo me da la sensación que siempre estoy en continua preparación... aunque a veces no tenga demasiado claro hacia donde y para qué. Tal vez ha sido una preparación inconsciente, tal ahora le encuentro más sentido que nunca, desde mí, desde mi naturaleza.
Me estoy dando cuenta, ahora, que llevo tiempo preparándome para algo, y después de casi 5 años, no dejo de sorprenderme de que poco a poco, ladrillo a ladrillo he ido (y sigo) construyendo mi propia catedral (mi propia realidad), gracias a "alguienes" más, muchas personas más, que de un modo u otro han contribuido (y lo siguen haciendo) a que mi preparación, mi aprendizaje, tuviera ahora, sentido para mí, y que colaboran a que "las cosas sucedan".

Y cuando miro hacia arriba, veo esa perfecta cúpula, con sus nervios, sus "nudos", sus "relaciones" con los demás componentes que la hacen posible y de esa manera tan concreta... esas buenas alianzas de las que hablo a veces, con las que compartir un objetivo común, con quienes contar, colaborar y contribuir a un propósito superior, con una organización, criterios y visión internos tan afines que encajan de una manera tan congruente, tan "con sentido", que se me eriza la piel. Nuevos proyectos a corto y medio plazo, yo y con "alguienes" más... formando equipo, y muy concientemente "elegidos"... creando amigos, creando sinergía, creando nuevos modelos.

Si este 2010 ha sido especial... veo mucho más y mejor... 2012.

Y seguir haciendo, seguir preparándome... y aprovechar oportunidades cuando las cosas suceden, con naturalidad, fluidamente y en el mejor momento.

viernes, 12 de noviembre de 2010

LIDER ARTE


o "El arte de liderar" de Franceso Alberoni.

Habitualmente se confunde el termino liderar con el de manipular. Y es que no me extraña... hemos tenido un modelo de llamados "líderes" en nuestra historia más reciente que nos ha lleva confundir los términos. Es conveniente diferenciar el "dirigente" (mira por su propio beneficio, parte desde el ego -para mí- sin ser consciente de cómo repercute en el sistema global, no solamente en su pequeña "aldea") del líder (mira por los beneficios y ganancias comunes, parte desde su identidad, su "yo" -desde mí- y es consciente de que llevando a cabo su misión repercute de manera positiva y holística en un todo, convirtiéndose en alguien digno de dar ejemplo y ser modelado).

Dirigir posiblemente necesite de estrategia, liderar necesita de "arte", como destreza, como habilidad, como gracia para llevar a cabo intereses, valores y procesos comunes.

Se confunde liderar como una habilidad para con los demás y no se tiene en cuenta que para influenciar de tal manera, es importante que uno sepa liderarse a si mismo... y eso aparentemente parece más complicado... pero sólo aparentemente.

Liderar(se) es ser consciente de la propia trayectoria, tomar la iniciativa y tener el coraje para cambiarla. Esto puede ser muy dificultoso sin contar con buenos aliados (los malos retrasan procesos, dificultan los avances, obstaculizan). Pero el líder sabe con quien cuenta (sabe elegir sus alianzas que tiempo atrás supo forjar y considerar, son personas de su confianza) y tiene presente a sus aliados en todo momento, al mismo tiempo que sabe cómo contrbuirá en él mismo, en los demás, en su trabajo, su familia, sus amigos el hecho de alcanzar y conseguir ese cambio (tiene una clara visión a corto, medio y largo plazo). Además es consciente de sus propios recursos, de los que puede mejorar y enriquecer (y lo hace) y sabe -busca evidencias- de que está alcanzando su próposito.

El iderazgo personal se puede ver en la oranización de un día cualquiera, seamos arquitectos, directivos de banco, secretarias, amas de casa, carpinteros o estudiantes... da igual, el hecho de planificarse, calcular los tiempos, dar orden y prioridad a las tareas para hacer, pedir colaboración o ayuda a otras personas y saber cómo al final del día habremos contribuido en que también fuera un gran día para alguien más ya nos dice que hoy (nos) hemos liderado. ¡Y además nos sentimos bien!

Es importante que nos demos cuenta que cualquier trabajo empiece desde dentro para poderlo proyectar en cada uno de nuestro haceres... Si no estamos limpiados (y limpios) no podremos contribuir a que los demás se limpien, si no estamos sanos no podremos colaborar a que otros sanen, si no somos confiados (y dignos de confianza) no podemos pedir que confien en nosotros.

A veces pienso que todo, absolutamente todo, nos lo hemos ganado antes.

Si aprendemos a liderar(nos) observaremos que aquello que obtenemos es el resultado de lo que damos, seremos concientes de la riqueza de nuestro ser por la calidad de nuestros resultados, de nuestras alianzas, de nuestros nuevos objetivos y sobretodo, de cómo influimos con los demás...

Hace poco me creé mi propio lema: "Las buenas alianzas, la creatividad y el coraje, son la solución a todos los problemas"... y cada vez estoy más convencida de ello.
Liderar también es un arte.

viernes, 22 de octubre de 2010

CONECTADOS


Creo que para vivir es importante estar comunicados. Simplemente no puedo entender la vida de otro modo. La entiendo como la actividad neuronal; sí, esos chispazos eléctricos que se producen cuando enlazamos ideas, acontecimientos, recuerdos... esos links internos que nos hacen comportarnos de una u otra manera, según la información que nos llega, según la información que entendemos y cómo la entendemos. Si los humanos no somos "facilitadores", ¿qué nos queda? El vivir yo-mi-me-conmigo está bien cuando decidimos aislarnos del mundo, es nuestro momento, es nuestro silencio, es nuestro encuentro interior... Y la vida sigue, está ahí fuera, esperando que actuemos, que seamos pro-activos, que nos mojemos en situaciones aparentemente ajenas a nosotros, facilitando procesos, facilitando contactos, facilitando información.
Cuido de darme cuenta cada día quién soy, algo así como una neurona... viva, dinámica, móvil; la veo en tres dimensiones, parece más evolucionada que la última vez que la vi, y sabe como canalizar, como transmitir la nueva información, como comunicar y facilitar aquello que pueda contribuir a una mejora para alguien más... pequeños detalles que colaboren en avanzar.
No entiendo otra manera de vivir.
Seguimos conectados.

lunes, 11 de octubre de 2010

UNA BUENA HISTORIA


Me declaro una cinéfila del cine clásico. Siempre he pensado que "los de antes" sabían mejor contar historias que "los de ahora". Al carecer de efectos especiales, visuales, estéticos y ornamentados se lo jugaban todo a un buen guión y una buena toma, donde el claro-oscuro, la luz y los contrastres grisáceos y negros fomentaban la escena y acentuaban el diálogo.
Ahora rompo mi creencia y me admiro ante la historia de Avatar, dirigida por James Cameron en 2009. Una gran historia, metafórica, con un sinfín de mensajes subliminales y no tanto, plásticamente muy trabajada, diseño de personajes y escenarios impresionantes y además una buena historia que cuando más "leo" más entiendo, cada detalle, cada diálogo, cada escena colaboran a la expresividad máxima de un gran mensaje mucho más profundo que el mero "ecologismo". Una historia global, completa, donde se entiende la espiritualidad con lo terrenal, donde todo esta "conectado" con todo y que deja entredicho muchos valores todavía vigentes y muy retrogradas. El arte al servicio de un buen guión, donde el "efectismo" no és más de lo mismo, sino que colabora muy acertadamente en la transmisión del mensaje, del gran mensaje que engloba pequeños mensajes a lo largo del discurso cinematográfico.
Una obra maestra. Para tenerla en casa y "revisarla" varias veces.

martes, 14 de septiembre de 2010

... Y SEGUIR SUBIENDO...

"Lo importante no es llegar a la cima, sino seguir subiendo" Walt Disney
¿Y cómo se puede seguir subiendo a partir de la cima, a partir de lo más alto? Para mí solamente hay una manera: siendo creativo. Ya lo dijo el maestro Walt, para mí, todo un ejemplo y un modelo de superviviente, innovador y explorador, gracias a su creatividad.
No hace falta ser un "artista" para ser creativo... (de hecho hay muchos "artistas" que no lo son). Para mí la creatividad potencia, aumenta y desarrolla el intelecto y la habilidad de hacer las cosas para aportar soluciones tanto a problemas concretos como generales. Es una fuente de recursos. Sin más. Universal y aplicable a cualquier área de nuestra vida.
Soy consciente que hace poco alcancé una cima... y ahora, me propongo seguir subiendo, creándome nuevas rutas, nuevos recursos nuevos amigos.
Y seguir subiendo... hacia nuevas metas, hacia nuevos retos, hacia nuevos objetivos. El nuevo curso nos invita a eso, a prepararnos para lo nuevo... para, al fin y al cabo, después de aprenderlo... seguir subiendo...
¿No os resulta apasionante?

viernes, 13 de agosto de 2010

TALENTOS

Todos tenemos.
Quienes más, quienes menos, quienes sabidos y quienes por descubrir.
Pero todos tenemos.
Algunos son reconocidos por nuestros círculos sociales, nuestros grupos de pertenencia y por nuestras familias, otros, ni la persona que los posee es consciente de que tiene un gran recurso que explorar, expandir y explotar.
Hablo de los talentos. Esos dones que tanto innatos como practicados, aprendidos y estudiados durante años, desarrollamos con tal soltura y arte que sin pretenderlo (o tal vez sí) nos ganamos la admiración y el reconocimiento de cierto público, por muy reducido que éste sea.
Una vez leí que todos nacemos con un "don", con una peculiaridad concreta, con un talento especial. Solamente que, como es innato en nosotros, son los demás los que nos tienen que hacer ver que es un "don", que poseemos una habilidad extraordinaria para desarrollar una actividad en concreto, y que es importante hacer uso de ella. Nosotros ni siquiera lo tenemos en cuenta, porque es algo que llevamos haciendo toda la vida, algo natural en nosotros y punto. Puede ser cualquier cosa, desde tocar un instrumento musical, hablar en público, escribir o dibujar caricaturas. Hay miles.
Hace poco renací uno talento en mí. Hacía tiempo que no lo practicaba, y cuando lo hacía era muy esporádicamente, en momentos muy concretos, con personas muy concretas. Hasta ahora lo había empleado para hacer algún regalo o simplemente divertirme. De repente, se me presenta como una manera más de diversificar mis ingresos, algo que a mí misma me sorprendió.
Los talentos, por muy naturales o innatos que sean, siempre nos permiten mejorar, es algo que nos gusta hacer, que nos divierte y que potencia nuestra creatividad, además, de que nos sentimos admirados gracias a ellos, nos sube la autoestima y nos estimula para seguir practicándolos. Que nos lucremos económicamente de ellos es algo que depende de nosotros. Yo, desde que leí El Código del Dinero de Raimón Samsó y aprendí que no vendo mi tiempo sino mis talentos, lo tengo claro.

miércoles, 30 de junio de 2010

CERRANDO CÍRCULOS

Me da la sensación de que los círculos deben cerrarse para dar paso a unos nuevos que a su vez y después de haber pasado por nuestra vida y haber contribuido en ella, desaparecen para dar paso a otros nuevos, y así la evolución de nuestra conciencia, a través del aprendizaje, cerrando círculos y preparándose para abrir otros.
El verano es una época perfecta para mí.
Un curso más a mis espaldas. Este año muy especialmente entro en el verano con la sensación de haber concluido una etapa clave en mi vida; un antes y un después que sé marcará mis días venideros... De hecho ya los está marcando... ¡y de qué manera!
Cierro un círculo perfecto, todo se ha desarrollado debidamente, todo se ha encajado en su lugar.
Un círculo completo que siento como una importante labor con todas y cada una de las personas que me han acompañado. Un círculo sin hilos deshilachados, sin fisuras, sin grietas, sin "asuntos pendientes" en ninguna bandeja de entrada.
Cerrando círculos es la mejor manera de concluir e integrar los cambios realizados, las experiencias vividas y el trabajo bien hecho.
Siento que me merezco unas buenas vacaciones... y prepararme para abrir nuevos círculos.

Gracias a todos los que habéis contribuido de una manera u otra a mi evolución.
Y sigo...
Cerrando círculos

viernes, 25 de junio de 2010

GRATITUD


Hace algunas semanas hicieron público que la palabra más bonita en castellano, votada por más usuarios a través de la red, es "república". Las connotaciones ideológicas pueden ser oportunas como expresión libre y crítica a nuestra actualidad política, pero yendo más allá, subliman valores más universales que subestimamos o que ni siquiera tenemos en cuenta, simplemente porque no están en nuestro vocabulario habitual.
En concreto hablo de la "gratitud", para mí no solamente la palabra más bella, sino la actitud más elevada entre los seres humanos.
Me reconozco sensible a la gratitud, me emociona entre las personas y la hecho de menos cuando no se da, como si faltara algo.
Hace poco he tenido experiencias que me han hecho darme cuenta lo poco considerada que se tiene la gratitud... Una palabra, siete letras y cuestan todo un mundo pronunciar: GRACIAS. Suena bien: GRACIAS. Es más, las vivimos como un reconocimiento a nuestros actos, a nuestra labor, a nuestras palabras, a nuestra actitud. Nos estimula a seguir siendo generosos, a crear nuestros propios regalos, a inventar nuestras propias recetas. Si no se nos agradecieran algunos de nuestros actos, acabariamos por no ejercerlos, porque no tendriamos evidencias de que alguien se diera cuenta de ellos, se quedarian como actos invisibles y, tal vez, inútiles.
Una actitud generosa deberia ser compensada con una actitud de agradecimiento, y no siempre es así. Tampoco se valora la generosidad, parece ser. Y esto me lleva apensar que los seres más agradecidos, son los más generosos, los que valoran la generosidad, el esfuerzo, la dedicación y el detalle. Tal vez los más sensibles a estas percepciones. Una palabra a tiempo, un gesto, una cogida de mano, un regalo inesperado, una música enviada por e-mail, un mensaje de refuerzo, una llamada teléfonica... Cualquier actitud que nos haga sentir acompañados, reconocidos e importantes para alguien, es digna de agradecer.
Gracias por leer este post.

miércoles, 5 de mayo de 2010

EMPRENDER EMPÍRICAMENTE






Cuando estudié filosofía en el instituto me quedé realmente fascinada por el amplio abanico de tipos de pensamiento que desde los orígenes griegos, al menos en el mundo occidental, se han ido desarrollando a lo largo de la historia de la humanidad y como han influenciado en las artes plásticas, la música, la sociedad, la literatura, las costumbres...

Pronto me identifique con el "empirismo", aquella corriente que pregona que el verdadero conocimiento sólo se puede adquirir a través de la experiencia. Sólo, sólo... tengo mis dudas, de lo que estoy convencida es que como pasar por la experiencia no hay nada para aprender, conocer e integrar.

Hace años que emprendí mi carrera profesional, prácticamente en solitario, aunque contaba con el apoyo moral y emocional de mis más allegados... y continúo considerándome "emprendedora", cada nuevo encargo, cada nuevo proyecto es una aventura, un crecer continuo de un aprendizaje interminable. Y eso es realmente lo que apasiona a los empiristas... el pasar por la experiencia para enriquecerse continuamnete y adquirir el conocimiento.

Me ha llamado sustancialmente la atención, que, aunque etimológicamente puede que tengan pocas cosas en común, sí que comparten la raíz las palabras "emprender" y "empirismo"... y hoy percibo que los emprendedores tienen que ser empiristas no tanto por definición, pero sí por necesidad. En el mundo de la "empresa", abstenerse racionalistas, estoicos, epicúreos y demás. Aunque la información y la cultura nunca está de más, cuando "emprendemos" un proyecto es importante conservar un estado de "explorador" y estar abiertos a la experiencia; por muy informados que estemos, por mucho que nos cuenten, por mucho que otros compartan su experiencia con nosotros... como el "pasar por ahí" no hay nada para aprender realmente y contribuir a que se forje nuestro carácter. Contar con una experiencia vivida siempre nos pregnará más emocionalmente (y por lo tanto recordaremos mejor) que estudiar y leer a los más altos emprendedores que nos cuentan sus fracasos, sus resultados, sus estratégias, sus éxitos... Aunque, ya he dicho, que leer nunca está de más y "modelar" a los que han pasado antes por ahí puede ser una rica fuente de recursos.

Se emprende empirícamente o no se emprender.

miércoles, 7 de abril de 2010

FLORES EN MI PELO

Más Klimt en mi vida que nunca.

Flores en mi pelo que despiertan hasta cuando duermo... Ideas entrelazadas que juegan entre mis cabellos y que despiertan mi creatividad incluso en mi estado más zen. Sueños que toman forma y en breve se hacen tangibles, palpables y visibles. Y las flores siguen saliendo, tal vez por la llegada de la primavera, tal vez porque la primavera está en mí, y siguen floreciendo esperando ser pronto fruto veraniego de dulce jugo y lleno de riquezas, lleno de ilusión que junto a la luz del sol que más calienta, my sun, me hacen sentir nueva, tal vez renovada, tal vez re-evolucionada desde todo mi ser. Y empiezo como con un juego, como con una aventura a punto de ser vivida, como la primera página de un hermoso libro que ansío leer... Y empiezo a creerme a mí misma, empiezo a tomarme en serio mientras río a carcajadas... Y siguen floreciendo a miles las posibilidades, las flores en mi cabeza que me sosiegan y alteran al mismo tiempo. Llegó la hora. La hora de retomar mis viejos pinceles, mis fieles pinturas, mis amados papeles ... y manchar, juego de color sobre mi vida, pinceladas de espontaneidad, solunta y talento.
Y siguen brotando, de mil colores, brillantes y vivos, flores en mi pelo.

lunes, 8 de marzo de 2010

8 DE MARZO

Triste me parece tener que disponer de un día internacional para que nuestro hacer, nuestros esfuerzos y nuestros avances en una lucha centenaria sean valorados, respetados y tenidos en cuenta por la mass media, por los gobiernos y sobretodo por el género masculinos. Pero gracias a este 8 de marzo, a sus precursoras, a todas las mujeres que sacrificaron otras áreas de su vida para hacer oír su voz, hacer ver su valía y su fortaleza, se reconoce la labor de otras mujeres, millones de ellas en todo el mundo que desde su más humilde anonimato hacen paso a paso, gota a gota su pequeña gran re-evolución.
Somos diferentes y siempre lo seremos, por definición, por anatomía, por neurología, todo esto es obvio y "científicamente probado", lo que todos sabemos es que no es equitativo, no es justo que con las mismas habilidades, conocimientos, formación y experiencia muchos de nuestros sueldos sean de entre un 16 y 36% más bajos... - por citar solamente un punto a mejorar". Arguméntenmelo. Todo tipo de bajas por maternidad, de horas de "permiso" por lactancia y otras posibles indisponibilidades se quedan cortas para todo el peso de la sociedad que carga sobre nuestras espaldas. Tenemos que... saber mantener la casa limpia,... tenemos que ser educadas y respetables..., tenemos que... "ser putas en la cama, criadas en la cocina y señoras en el salon"... y además educar a nuestros hijos con los valores que la sociedad y el "buen hacer" dictan segun qué reglas, según qué creencias y según qué hombres y mujeres que determinan eso. Y queremos trabajar, queremos realizar nuestra creatividad, nuestros conocimientos y nuestras habilidades, queremos disponer de nuestra independencia económica, queremos sentir que somos valoradas para algo más que como útero vital para la reproducción y supervivencia humana y además lo hacemos bien, al menos como todo el mundo, supuestamente, lo mejor que sabemos. Gracias a todos - hombres y mujeres- por hacer posible este día, por seguir avanzando y contemplar que hay más de lo que aparentemente se ve y que todavía queda mucho por hacer.
Os invito a tomar conciencia de que las mujeres tenemos tanto que aprender de los hombres como los hombres de nosotras, y que tal vez en un futuro, todavía muy lejano y sin dejar de honrar este día, ya no necesitemos un 8 de Marzo para hacernos oír, para reclamar nuestros derechos y oporunidades, para sentirnos reconocidas, incluso admiradas y seguir trabajando conjuntamente por un mundo más equitativo, más fuerte y más homogéneo.
Por vosotras, a todas las mujeres del mundo!

viernes, 19 de febrero de 2010

HISTORIA DE UN BESO

No nos acaloremos.
Para gustos, los colores y para besos, la interpretación es libre.

Un beso al fin y al cabo sólo es el tacto producido por dos labios. Pero puede tener interpretaciones tan diferentes como los momentos y las personas que se lo dan.
No hace mucho un amigo me comentó que hay dos maneras de eludir un beso: una "el mejillón", la otra persona nos gira la cara ofreciéndonos la mejilla en el momento en que nos acercamos a ella, y "la culebrilla" que hace referencia al movimiento ondulante de la cabeza mientras se echa hacía atrás huyendo del contacto labial... Y total para evitar un beso.
¿Qué es un beso? Según el momento y la persona que nos lo dé puede significar todo un mundo
o un simple gesto de afecto, gratitud o reconocimiento. Un beso, es sólo un beso. El significado, igual que todo lo que nos sucede en la vida, lo damos nosotros.
"¡Por Dios, me ha pedido un beso! - huir"
Tampoco hace falta. En decir "No" es suficiente, sin echar mano del "mejillón" ni de la "culebrilla", al fin y al cabo si la otra persona se tiene que ofender, lo hará de todas manera, con sutilezas o sin ellas.
Un beso es sólo un beso, aunque yo no se lo dé a cualquiera... eso también es cierto. Tampoco hay que darle más importancia de la que tiene, ni menos de la que se merece. Para mí, un beso es un "estás, te reconozco y me gusta que estés", se lo dé a mi chico, a un amigo o amiga o a mi propia madre... y sí, estoy hablando de un beso en los labios. Sin prejuicios. Todo lo demás pueden ser interpretaciones, presuposiciones y significados añadidos.
Pero un beso, siempre será eso, un beso, tan válido como sentirse reconocido, valido, apreciado, incluso admirado... pero un beso al fin, es solo el signo y todo lo demás queda para el significado que le queramos dar.

lunes, 15 de febrero de 2010

HAY IMPOSIBLES QUE UN DIA CONSIGUES

Otra vez Amaia... será que de repente encuentro sentido a sus letras, porque a menudo hablan de alguna parte de mi historia.

Cuánto tiempo buscando mi isla en el mar, y seguir nadando, sin saber siquiera que voy bien hacia donde quiero ir, y seguir navegando en busca de mí misma, de mi sueño y de mi identidad. Y todo pasa, efectivamente hay razones que ya no importan, personas que ya no están, y re-encuentros que aún me sorprenden... Ando buscando mi autenticidad con mis cómplices que me reafirman que soy verdadera (gracias chic@s) y sigo andando a mi manera y haciendo que las cosas sucedan. Será la pro-actividad que estoy practicando, después de ser consciente del poder que supone hacer que las cosas pasen, sin forcejeos, sin empujes, sin obsesiones.
Y de repente alguien conoce mi nombre, y de repente tengo un encuentro (nos hacía falta, amiga) y ponemos sobre la mesa nuestras más intensas frustraciones, que duro es darse cuenta y que alivio encontrar soluciones. Hay tantas cosas que quiero saber y todavía no encuentro respuesta... y otra vez empiezo a ser consciente... que hay imposibles que un día consigues sin darte cuenta, qué perfecta frase Amaia, gracias.

Las cosas suceden como fluidas por una energia insospechada, como resultado de algo sembrado en un lejano pasado, con lágrimas en los ojos y llenas de confesiones profundas... y sentir nuestro latir... parecía imposible, y de repente las conseguimos sin darnos cuenta.

Os dejo el video de la canción "4 segundos", de Amaia Montero, por si os dice algo más... que tal vez podais descubrir de vosotros mismos.


video

miércoles, 27 de enero de 2010

QUIERO SER EL VERBO "PUEDO"

Como dice Amaya Montero en su canción.

Algo pasa con el verbo puedo, con el poder y la habilidad de usarlo. Y es que ya la palabrita, tiene mucho poder por sí sola.

Stephen R. Covey, autor de Los 7 hábitos de la gente eficaz lo define como "la capacidad o facultad de actuar, la fuerza y la potencia para realizar algo. Es también la energía vital para elegir y decidir. Incluye también la capacidad para superar hábitos profundamente enraizados y cultivar otros superiores, más eficaces."

Fue en la Copa de Europa con aquel "Po-de-mos" (promocionado por la cadena Cuatro que llevó a la roja a ganarla), y aquel "Yes, we can" (promovido por el partido demócrata estadounidense que llevó al primer afro-americano en alcanzar el poder de su presidencia), cuando me dí cuenta del poder de la palabra "poder". En estos dos casos la definición de Covey se ciñe como un traje hecho a medida por el mejor sastre del mundo; en ambos casos la capacidad de actuar y la fuerza y la potencia de realizar algo se hicieron más que palpables... pero sobretodo me percaté de la capacidad para superar hábitos profundamente enraizados y cultivar otros superiores... como veis, mucho más eficaces (si tenemos en cuenta los precedentes històricos de los dos casos citados). Eso es lo que realmente me emociona del poder. El superarnos; el olvidar y borrar vejos hábitos, en desuso e inútiles, para aprender de nuevo nuevas maneras de ser y estar en nuestra vida y en el mundo, de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, de comunicarnos y apreciarnos tal y como somos, gustarnos sin preguntar, vernos en el espejo y correspondernos con una sonrisa... Eres como quiero que seas, me gustas y quiero seguir contigo. Suena a palabras de enamorados, lo sé. Y para eso es imprescindible tomar contacto con nuestro propio poder, aquel que nos hace únicos y el que activa el motor de nuestra evolución más personal, para nosotros y para el mundo.

Quiero ser el verbo puedo... y me da que lo estoy consiguiendo. Cada día lo voy reconociendo y me suceden cosas inimaginables hace a penas 3 meses... Y sigo, con esa sensación de poder que aumenta a medida que avanzo. Una poderosa sensación, que apadrino con humildad y satisfacción.

Sin duda, quiero ser el verbo puedo.

jueves, 21 de enero de 2010

LLÁMAME "PRINCESA"



Nunca he sido de argot "clicheado" y facilón, más, he llegado a desconfiar de ese hablar pamplinero, adulador y cordial, tachado en mi lenguaje como "falso" y poco honesto.
Alguna vez me he oído eso de "preciosa", "guapa", o "reina" dirigéndose a mi persona... y ha estado bien, tampoco me he subido por las paredes de felicidad... pero el otro día...


De repente, se me despierta el chat, en línea un viejo amigo con un hola princesa. Lo reconozco, fue un sentir nuevo para mí, diferente a todos los demás "tipificados" encantadores y que acojo amablemente. Nunca me habían llamado "princesa", y sentí una cálida sensación desde el pecho a la garganta que me despertó una tierna sonrisa mientras leía esas palabras. Me gustó... las leí una y otra vez... hola princesa... suena bien. Y no me importaría volverlas a leer, volverlas a oír y sentirme de nuevo así.


Puedes volverlo a hacer: llámame "princesa".

viernes, 8 de enero de 2010

SI YO NO ME DOY CUENTA...


... de lo que valgo el mundo es una tontería, si voy dejando que se escape lo que más quería.
Parafraseando una vieja canción de Kiko Veneno y pasada a primera persona. Aquella frase sonada a ritmo de rumba parecía estúpida, mera palabrería que pretende subir la autoestima de quien la escucha... Sin embargo hoy la entiendo más que nunca... no solamente una debe ser buena y valer lo suyo, sino que además se tiene que dar cuenta de ello, para valorarlo, para potenciarlo y asumir la responsabilidad de superarse y ser mejor cada día, sino, ¿dónde queda la verdadera evolución humana? Y sin ese "darse cuenta" la vida se vuelve incolora, insulsa y poco menos merecedora de ser vivida, el mundo se vuelve una tontería, vacío y sin sentido, vano y sin propósito... Y ahora me doy cuenta... y a medida que "despierto" encuentro sentido a mi vida, cada día más... de repente todo encaja... y siento algo que nunca había sentido... algo parecido a amor, sin tener nada que ver con el amor vivido hasta ahora... Es algo así como el sentir del amor, que no es lo mismo que amar. Cuando amamos a alguien corremos el riesgo de no ser amados por esa persona, no necesariamente es recíproco, mientras que sintiendo el sentir del amor, la reciprocidad es inmediata, es como algo dinámico, activo, que se mueve... como la energía que ni se crea ni se destruye sino que se transforma, sólo que en este caso se transforma aumentando su poder. Y lo estoy sientiendo en varias personas, de diferente sexo, de diferentes edades... al descubrir este sentir, es como que todo sale mejor, descubro mi eficiencia en el trabajo, potencio mi cercanía con las personas, aumento mi comunicación personal de manera más natural, más eficaz, más desde la comprensión y el respeto... Y si no me doy cuenta, todo eso me lo pierdo, tan vital para mí, como el agua clara que nuestro organismo necesita para mantenerse vivo, bien y saludable.
Felicidades, muñeca... por ese despertar, aunque a veces duela.