viernes, 19 de febrero de 2010

HISTORIA DE UN BESO

No nos acaloremos.
Para gustos, los colores y para besos, la interpretación es libre.

Un beso al fin y al cabo sólo es el tacto producido por dos labios. Pero puede tener interpretaciones tan diferentes como los momentos y las personas que se lo dan.
No hace mucho un amigo me comentó que hay dos maneras de eludir un beso: una "el mejillón", la otra persona nos gira la cara ofreciéndonos la mejilla en el momento en que nos acercamos a ella, y "la culebrilla" que hace referencia al movimiento ondulante de la cabeza mientras se echa hacía atrás huyendo del contacto labial... Y total para evitar un beso.
¿Qué es un beso? Según el momento y la persona que nos lo dé puede significar todo un mundo
o un simple gesto de afecto, gratitud o reconocimiento. Un beso, es sólo un beso. El significado, igual que todo lo que nos sucede en la vida, lo damos nosotros.
"¡Por Dios, me ha pedido un beso! - huir"
Tampoco hace falta. En decir "No" es suficiente, sin echar mano del "mejillón" ni de la "culebrilla", al fin y al cabo si la otra persona se tiene que ofender, lo hará de todas manera, con sutilezas o sin ellas.
Un beso es sólo un beso, aunque yo no se lo dé a cualquiera... eso también es cierto. Tampoco hay que darle más importancia de la que tiene, ni menos de la que se merece. Para mí, un beso es un "estás, te reconozco y me gusta que estés", se lo dé a mi chico, a un amigo o amiga o a mi propia madre... y sí, estoy hablando de un beso en los labios. Sin prejuicios. Todo lo demás pueden ser interpretaciones, presuposiciones y significados añadidos.
Pero un beso, siempre será eso, un beso, tan válido como sentirse reconocido, valido, apreciado, incluso admirado... pero un beso al fin, es solo el signo y todo lo demás queda para el significado que le queramos dar.

lunes, 15 de febrero de 2010

HAY IMPOSIBLES QUE UN DIA CONSIGUES

Otra vez Amaia... será que de repente encuentro sentido a sus letras, porque a menudo hablan de alguna parte de mi historia.

Cuánto tiempo buscando mi isla en el mar, y seguir nadando, sin saber siquiera que voy bien hacia donde quiero ir, y seguir navegando en busca de mí misma, de mi sueño y de mi identidad. Y todo pasa, efectivamente hay razones que ya no importan, personas que ya no están, y re-encuentros que aún me sorprenden... Ando buscando mi autenticidad con mis cómplices que me reafirman que soy verdadera (gracias chic@s) y sigo andando a mi manera y haciendo que las cosas sucedan. Será la pro-actividad que estoy practicando, después de ser consciente del poder que supone hacer que las cosas pasen, sin forcejeos, sin empujes, sin obsesiones.
Y de repente alguien conoce mi nombre, y de repente tengo un encuentro (nos hacía falta, amiga) y ponemos sobre la mesa nuestras más intensas frustraciones, que duro es darse cuenta y que alivio encontrar soluciones. Hay tantas cosas que quiero saber y todavía no encuentro respuesta... y otra vez empiezo a ser consciente... que hay imposibles que un día consigues sin darte cuenta, qué perfecta frase Amaia, gracias.

Las cosas suceden como fluidas por una energia insospechada, como resultado de algo sembrado en un lejano pasado, con lágrimas en los ojos y llenas de confesiones profundas... y sentir nuestro latir... parecía imposible, y de repente las conseguimos sin darnos cuenta.

Os dejo el video de la canción "4 segundos", de Amaia Montero, por si os dice algo más... que tal vez podais descubrir de vosotros mismos.


video