miércoles, 22 de diciembre de 2010

Un año más ampliando mi árbol


Posiblemente mi último post del año, que me invita a la reflexión sobre lo que he conseguido en este 2010.
Orgullosa de haber aumentado mi cuenta bancaria emocional... sí, sí, la cuenta que me informa de la calidad de mis amigos, de mis contactos, de mis compañeros y aliados que colaboran en el crecimiento de mi conciencia, mi creatividad y mis recursos... mi propio bagaje vivencial. La cuenta que me hace ver los seres que me ayudan a ir pintando, los que me inspiran a crear mi propio árbol, el de espirales de colores, esas espirales que evolucionan con sus propios colores, siempre dinámicas y colaborando en que las otras sigan creciendo, sigan siendo cada día mejor. Y al verlo, me viene aquello de que el todo es más que la suma de las partes. Cada una de ella hacen de mi árbol algo grande, bello y completo. Cada parte es importante porque hace posible un todo muy rico en matices, en aventuras y en aprendizajes... Y en eso estoy, en la metáfora de mi vida que me dice donde estoy y hacia donde me dirijo.
Este 2011 lo recibo con más ganas, más recursos y más sueños que cumplir. Propósitos en lo que ya estoy trabajando, para como mínimo pasármelo bien y disfrutar y si además se materializarán, bien puedo dar las gracias a todas aquellas personas que colaboran en hacerlo posibles: los que me motivan, los incondicionales, los aliados, los que saben que puedo, los que me alientan y contibuyen a alcanzar mis propósitos. Y a mí, por hacerlos posibles.
Bienvenido, 2011.

2 comentarios:

Javier Martin Alvarado dijo...

que tengas un feliz y disfrutable 2011

Artemisa dijo...

Gracias Javier, por pasarte y comentar! Igualmente, fleiz 2011!!!