jueves, 21 de enero de 2010

LLÁMAME "PRINCESA"



Nunca he sido de argot "clicheado" y facilón, más, he llegado a desconfiar de ese hablar pamplinero, adulador y cordial, tachado en mi lenguaje como "falso" y poco honesto.
Alguna vez me he oído eso de "preciosa", "guapa", o "reina" dirigéndose a mi persona... y ha estado bien, tampoco me he subido por las paredes de felicidad... pero el otro día...


De repente, se me despierta el chat, en línea un viejo amigo con un hola princesa. Lo reconozco, fue un sentir nuevo para mí, diferente a todos los demás "tipificados" encantadores y que acojo amablemente. Nunca me habían llamado "princesa", y sentí una cálida sensación desde el pecho a la garganta que me despertó una tierna sonrisa mientras leía esas palabras. Me gustó... las leí una y otra vez... hola princesa... suena bien. Y no me importaría volverlas a leer, volverlas a oír y sentirme de nuevo así.


Puedes volverlo a hacer: llámame "princesa".

1 comentario:

Diego Martos - Coach en acción teatral dijo...

Pues oiga usted!... PRINCESA

(Así hasta que logres resonar en tu cuerpo y espiritu)

Ahora llamame PRINCESO!