jueves, 17 de mayo de 2012

SOMOS SISTEMA

Vivimos sobre la marcha y vamos yendo, con nuestros problemas, nuestras situaciones personales, nuestras miserias y nuestras discordias, pareciendo ser que nadie más que nosotros es tan desdichado... perdiendo así la perspectiva tanto de nosotros mismos como del entorno al que pertenecemos y sobre el cual, sin evitar, influimos. Perdemos conciencia de que pertenecemos a algo más grande que nosotros, que contribuimos día tras día a que la realidad se vaya diseñando según nuestras creencias, nuestras capacidades, nuestros comportamientos... y no,  no estoy hablando de Dios, con todos mis respectos, estoy hablando del Sistema.
Según J. O'Connor e I. McDermott en su libro Introducción al Pensamiento Sistémico: un sistema es una entidad cuya exitencia y funciones se mantienen como un todo por la interacción de las partes. Querramos o no, el simple hecho de existir, nos incluye en el sistema, y formamos parte de él, interactuando, influyendo, contribuyendo... Tal poder nos debería honrar, sin embargo la falta de visión sistémica, de perspectiva, de pensar en "global" y elucubrar sobre las posibles consecuencias de nuestros actos y de cómo los llevamos a cabo, nos priva de tomar consciencia de cómo influimos, si lo que aportamos es útil y mejora lo ya establecido, si enriquece o entorpece  los procesos evolutivos o creativos, si el resultado es lícito y ecológico para tod@s. Somos sistema, y queramos o no influimos. Si actuamos no mirando más allá de nuestras propias narices, de nuestros propios beneficios, de nuestro propio ego y "apoltronamiento" que traducimos en "poder personal" podemos cometer torpezas tales que mermen cualquier relación de confianza y fiabilidad. Creo que el autoengaño es muy peligroso, porque lleva implícito que también se engaña a los demás... y hoy más que nunca, en las últimas décadas, el sistema está despertando desde el inconformismo, ahora nos leemos la letra pequeña y empezamos a tomar conciencia de que el trabajo para salir de las situaciones difíciles solamente puede ser si construimos juntos, con valores comunes y hacia un mismo objetivo. Nunca me he cabreado tanto como en aquellas ocasiones en que se me tratado de tonta, estúpida o imbécil... y hay algunos comportamientos en los que creen que controlan el sistema, que lleva implícitos tales mensajes. Algo que saca lo peor de mí es el abuso de poder, lejos del poder en sí mismo, lejos de lo que en el mundo empresarial y psicológico se llama empowerment. No señores, un poder mal gestionado no es poder, es tiranía. La gestión del poder, implica una ética y una moral que muchos no entienden y mucho menos practican. Miopes sistémicos que a través de las amenazas, órdenes y decisiones unilaterales se toman su "poderío" como el aval y permiso para actuar indecente e insultantemente aportando un modelo arcaico, obsoleto y de tendencias dictatoriales. Somos sistema y hasta eso influye y se contagia, se expande como una mancha de aceite. Lo peor no es la tiranía deliberada, sino el silencio que la consiente. Por eso, si somos sistema, ¿como queremos influir para aportar algo útil y valioso en esta realidad que nos está tocando vivir? ¿Qué valores nos acompañan? Como dice Pablo Adán en su libro El Marketing Humano, posiblemente haya llegado el momento de sustituir  las 4 Ps (Producto-Precio- Place (Distribución)- Promoción), por las 4 Cs (Creer, Confiar, Colaborar y Comunicar), por que tal vez sea la manera más eficaz de crear redes de talentos y habilidades que contribuyan y faciliten la creación de un sistema sólido, sostenible y productivo, no solamente para una nueva economía, sino también para relacionarnos de una nueva manera, desde el "empoderamiento" individual para crear algo más grande auténticamente poderoso (desde la ética y la moral).
Podemos si nos organizamos... ¡Somos sistema!

2 comentarios:

NUEVAS INICIATIVAS dijo...

Gracias Maria por compartir conmigo tus reflexiones. Como siempre me ayudan a ubicarme en una realidad mas sistemica. Suerte guapa, has buscandola suerte y ya la has encontrado. Te lo mereces

Artemisa dijo...

Gracias por comentar... me gusta verte por aquí! Lo de la "suerte" ya sabes... preparación+oportunidad.

Besos miles!